Resumen

En el contexto de la cuarta revolución industrial se investigaron las percepciones de algunos empleados con mayor riesgo de desocupación tecnológica en aras de la robotización. Se organizaron grupos de discusión con obreros del sector automotriz, químico, agentes de centros telefónicos y empleadas domésticas. Los principales hallazgos indican que la tecnología es deseable cuando sirve para apoyar el trabajo del empleado, mas no para reemplazarlo. Los participantes expresan su pesimismo respecto a posibles políticas públicas que pudieran compensar su desempleo, así como de la consideración de los empresarios para sustituir a los empleados por máquinas. El valor de este trabajo radica en el abordaje de un fenómeno actual que investiga la opinión de actores que, si bien son los más afectados, no influyen en la toma de decisiones de los procesos de automatización.