Resumen

El libro reflexiona, por un lado, en torno a los aportes y desafíos que representa para el establecimiento de una pedagogía con perspectiva de género una de las políticas educativas fundamentales de los últimos años en Argentina como la Educación Sexual Integral (ESI), centrándose especialmente en el nivel medio, en la medida en que se trata del contexto específico en el que las autoras realizaron la experiencia de investigación-acción que es el insumo fundamental del trabajo. Al mismo tiempo, en la medida en que el texto desborda los alcances y las especificidades de esta política en particular, constituye asimismo una herramienta valiosa para todas aquellas personas comprometidas con el vínculo entre la educación y las configuraciones sexo-genéricas. Por su carácter expositivo y sintetizador, se trata de un libro especialmente importante para lectoras/es no especializadas/os en las teorías de género.