Resumen

Este artículo analiza la contramovilización frente a la institucionalización de los derechos de los grupos lgbti en Colombia y México. Con base en un marco analítico que integra la dimensión de la movilización y la contramovilización en los conflictos por derechos, se evidencia que la reacción conservadora, liderada por las iglesias en Colombia y México, es una respuesta coordinada y activa a las conquistas de las minorías sexuales, que ha logrado hacer más lento el avance del reconocimiento de los derechos humanos. En los dos casos se han presentado estrategias similares de contramovilización y repertorios de acción colectiva que han elevado los costos políticos de los cambios institucionales a partir de dos mecanismos de conflicto: el activismo callejero-electoral y el activismo institucional-legislativo.