Resumen

Con base en 12 entrevistas a profundidad realizadas a inmigrantes dominicanas insertas en los sectores reproductivos bajos del mercado de trabajo en Madrid en 2014, se describe el lugar que ocupan la vergüenza, el orgullo y la humillación como emociones sociales clave. Desde una perspectiva sociológica estas emociones constituyen una suerte de giroscopio que informa acerca del estado de los vínculos sociales. El contraste entre emociones morales tan dispares en sus consecuencias para el self, ofrece una mirada compleja de los distintos ribetes emocionales que encierra la migración como vivencia social. Si bien en contextos de fuerte asimetría la condición de servicio inherente al trabajo doméstico y de cuidado entraña con frecuencia sentimientos dolorosos, el éxito del proyecto económico familiar y ciertos logros en el terreno laboral son fuente de profunda satisfacción para las inmigrantes.